Archive

Archive for 7 febrero 2010

Sufrimiento de un pueblo, fanatismo de un hombre

7 de febrero de 2010 3 comentarios

ESPECIAL SOBRE AUSCHWITZ-BIRKENAU

Situado en territorio Polaco, el trístemente famoso campo de concentración de Auschwitz.


En este lugar se produjo una de las mayores masacres que la historia ha conocido, y sin lugar a dudas, la que más impacto ha causado en Occidente. La ideología nacional-socialista iba ganando adeptos en una Alemania lacerada y humillada por Europa tras la Primera Guerra Mundial y el Tratado de Versalles.

Habiéndoles vetado de toda posibilidad de expansión, los germanos sentían que su país era el hazmerreír del continente. En esos tiempos, el pueblo necesitaba recobrar el carácter firme, una estable producción primaria y desarrollar aún más la industria. En ese momento, el nacional-socialismo, era la salvación que todos atisbaban. ¿Qué mejor que un gobierno autoritario, que reivindicase al país y al orgullo patriótico, un gobierno práctico que quisiese que Alemania renaciese de las cenizas con gran presteza, cual ave Fénix?

Fue entonces cuando aparecieron personajes del calibre de Adolf Hitler. Un hombre que jamás había destacado en nada de lo emprendido, pero que de todos es sabido, poseía una increíble elocuencia y don del habla. El portavoz perfecto para el gobierno perfecto. En pocos años, Hitler fue subiendo peldaños hasta llegar a hacerse con el mando del partido nacional-socialista (nazi), digamos que se desquitó de sus anteriores fracasos o sinsabores creando ese férreo baluarte germánico, que era su partido.

Hitler supo como nadie hacer florecer a la nación, siguiendo ideales antimasónicos y antisemitas, dando a conocer que éstos eran la lacra, la decadencia de los pueblos. Proclamaba la total superioridad de la raza aria; pretendía una autarquía total en su Estado, como bien solían desear todos los gobiernos de ese tipo. Pero la cosa no quedaba ahí, el fanatismo nazi llegaba al extremo de ensoñaciones tales como el control total del mundo conocido, siendo Alemania el núcleo.

Pronto comenzaron sus ofensivas bélicas que devastaron Polonia en el año 1939; la capital, Varsovia, quedó hecha añicos, y la visita de los alemanes dejó bien claro a los detractores del nacional-socialismo, a lo que se atenían.


Los ataques del ejército alemán eran fulminantes, tanto es así que apareció el término ‘Blitzkrieg’ – guerra relámpago – dada la velocidad a la que sucumbían sus objetivos. Surgieron conflictos con la vecina y totipotente URSS. Stalin veía al gobierno y ante todo al ejército alemán como una amenaza para la supervivencia de su nación. Tanto empeoraron las cosas que los alemanes decidieron atacar finalmente, sabiendo que la guerra iba a ser dura. Rusia contaba con la ventaja de la extensión territorial para desgastar a los alemanes.

Una vez éstos, en una demostración de poderío sin antecedentes, llegaron a las puertas de Stalingrado, cerca del cáucaso, se libro una cruda batalla en la que los alemanes conocieron la derrota.

A partir de ahí, llegó el declive. Los intentos de posesión de las Islas Británicas no acabaron del todo bien; la RAF (Royal Air Force) sabía como derribar a los temidos Stuka bombarderos alemanes. En cielo inglés se libró una de las mayores contiendas aéreas de la historia. Pese a los intentos diplomáticos de Alemania para con Inglaterra, no hubo acuerdo. El desembarco de Normandía, la mayor operación anfibia de la historia, supuso un jaque al ejército alemán por el frente del este. Pearl Harbor fue bombardeado por los japoneses en diciembre de 1941, lo que no hizo más que enfurecer a los estadounidenses, con lo que todo el apoyo alemán – japoneses e italianos – se veía amenazado. Italia por suparte fue un aliado muy deficiente para Alemania. En el libro ‘El ocaso de los dioses nazis’ de Ramón Garriga, se expone algo así como el carácter latino despreocupado como la némesis culpable de la ineficiencia del ejército italiano. Alemania fue perdiendo posesiones por los cuatro puntos cardinales. Rommel, el genial coronel que comandaba en el norte de África, no fue menos.

Finalmente en 1945, con apoyo americano inclusive, Berlín fue tomada por sus cuatro costados, y profusamente bombardeada. Hitler, en su búnker, se suicidó, poniendo fin a una de las etapas más oscuras de la historia moderna. Cabe destacar que en verano de ese año, Estados Unidos lanzó las bombas atómicas ‘Little Boy’ y ‘ Fatman’ sobre Hiroshima y Nagasaki respectivamente, quedando el mundo atónito ante el poder destructivo de semejantes armas. Ahí concluyó la horrenda Segunda Guerra Mundial, con la rendición de Japón ante el bando de los aliados. Tras de sí dejó un daño difícilmente reparable y que perduraría durante décadas, incluso a dia de hoy sigue remanente.

Pero tras esta especie de prólogo, trataré el tema de Auschwitz. Si bien Hitler se enfocó más en el terreno militar, fue su camarada Himmler el que llevó el culto a la raza aria y la xenofobia a su máximo exponente. Se crearon campos de concentración por toda centroeuropa a los que eran conducidos los ‘errores de la naturaleza’; gente con discapacidad, ancianos ‘no útiles para la sociedad’, y ante todo, judíos.

Seis millones de almas fueron segadas durante el mandato nazi en esos campos, y Auschwitz-Birkenau constituye la piedra angular de todos ellos. A la entrada del campo aparece esa inscripción: ”Arbeit macht frei”, ”el trabajo hace libre”.

Y es en el lugar, donde cientos de miles de personas fueron totalmente engañadas. Trabajar para el mantenimiento del campo no les haría libres. Ataviados con los ya famosos pijamas de rayas, los adultos cumplian extenuantes horarios y recibían una ración de alimento irrisoria, que en pocos días les dejaba raquíticos.


Muchos niños y ancianos eran llevados en masa a las duchas, gran parte nada más llegar al campo de concentración. Esas duchas no eran más que una trampa letal. Cuando se hallaban dentro, se abrían los respiraderos por donde penetraba a la sala un gas neurotóxico; el Zyklon-B, que provocaba síntomas graves y dispares, desde la relajación de los esfínteres hasta la paralización del diafragma, sobreviniendo la asfixia tras un sufrimiento indescriptible.

Una vez el silencio y la muerte reinaban en la habitación, entraban los ‘Sonderkommando’, quienes limpiaban los cadáveres de cualquier posesión de valor, y posteriormente trasladaban a los crematorios, donde eran incinerados. Muchos Sonderkommando probablemente manipulasen cuerpos de conocidos o incluso familiares.

Es increíble la manera tan cruel en que estas actividades fueron realizadas, es indignante el modo en que el fanatismo nacionalsocialista exterminó de esa manera a millones de personas. Una historia que parece ficción de lo dantesco de su esencia, pero tan real como el enclave en que sucedió. Auschwitz, si bien es el núcleo de la pesadilla, es un lugar que no debe quedar en el olvido, para que acontecimientos como esos, queden grabados en las mentes de jóvenes y ancianos. Para que algo así de infernal, jamás vuelva a suceder.

De todo esto, mucho se ha escrito y filmado. Si queréis empaparos del tema, puedo recomendaros encarecidamente dos películas, y un libro. ‘La vida es bella’ y ‘La zona gris’ retratan de manera casi opuesta lo acontecido en campos de concentración. En la primera priman la alegría y las ganas de vivir, dentro de un contexto trágico. La segunda, una película austera y silenciosa, con varios protagonistas. El libro; ‘El ocaso de los dioses nazis’, una fenomenal crónica del surgimiento, evolución y decadencia del III Reich alemán, por Ramón Garriga, periodista español que vivió en Berlín durante la II Guerra Mundial.

Espero que hayáis aprendido con este post, y ante todo, que os hayáis concienciado del daño que puede causar el seguimiento de una idea sin pies ni cabeza, puesto que la xenofobia y cualquier tipo de exclusión fortuita y sin fundamentos, es una lacra en esta sociedad. La lacra de la ignorancia y de la cobardía, puesto que la extrema postura que tomó el régimen nacional-socialista solo puede responder a una intransigencia cobarde, incapaz de aceptar la multiculturalidad, cegados por la baja estima que tenían del país que otrotra fue potencia.

No obstante, Alemania supo resurgir como pocos pueblos de las calamidades de la guerra, y ahora brilla con luz propia. Polonia, una de las mayores víctimas de esa guerra, hace lo mismo. Tuve el honor de conocer a una polaca, y os puedo decir que se trata de una bellísima persona, con amor por la vida y un balance exquisito de valores formales y ganas de vivir. Polonia representa un pueblo tímido en su exterior, pero con un potencial de maravillas a ofrecer, que el día que se den a conocer, el mundo entero sucumbirá a sus encantos. No dudaré en dar a conocer más de este bellísimo país, pero supongo que el comienzo es el comienzo, y Auschwitz es un punto de partida que nos hace comprender mucho sobre el carácter de esta espléndida gente.

Pensé en incluir una parte del epílogo de Ramón Garriga en su libro, pero me parece infracción de los derechos de autor por un lado, y en este contexto, algo así como apología de la persona de Adolf Hitler – no tanto por lo que se diga sino por cuanto se centra el texto en él – y es mi última intención.

· · ·
Gracias por leer.

Categorías:Europa

Madre aborigen

6 de febrero de 2010 4 comentarios

Es como si en el desierto australiano se hubiese librado una cruenta batalla; teñido de rojo, gobierna casi la totalidad del continente-isla, salvo la zona subtropical al norte y la fértil costa que lo va bordeando en el exterior. Aquí, donde se dan la mano temperaturas extremas y la ancestral cultura aborigen, muy orgullosa de sus raíces y que llegó a resistir en parte el violento embite de los colonos europeos, se yergue una mole gigantesca de arenisca. Una inmensa roca que se eleva casi trescientos cincuenta metros sobre la desértica superficie circundante, y que aún esconde gran parte de su silueta bajo tierra. De casi diez kilómetros de perímetro. Se trata de Uluru, más conocida como Ayers Rock.

Este lugar, que de manera tan serena domina el desierto, como una madre protectora, es sagrado para los aborígenes australianos, quienes se muestran un poco reacios al hecho de que sea el principal enclave turístico del interior del país. No obstante se han tomado varias medidas al respecto, por lo que el impacto turístico es mínimo.

Estos nativos del lugar, piensan que Ayers Rock y otros lugares llamativos son los restos de ciudades construídas en el ‘Tiempo de los Sueños’, una época que concluyó hace mucho, y en la que piensan que seres del espacio llegaron aquí y trajeron la prosperidad.

De hecho hay muchas pinturas rupestres esparcidas por Australia que reflejan este pensamiento, como un extraño cosmonauta en Kimberly, al noroeste del país.

Estos seres son llamados ‘wandjinas’ por los aborígenes y las pinturas difícilmente podrían considerarse una farsa, puesto que han sido datadas con más de quince mil años de antiguedad. Esto ocurrió al realizársele una prueba de carbono-14 a un avispero fosilizado que se hallaba sobre una de esas pinturas. El avispero data de hace diecisiete mil años, por lo que las pinturas, deben ser aún más antiguas. Según la mitología del Tiempo de los Sueños, estas pinturas han de ser protegidas puesto que de lo contrario, los wandjina producirían catástrofes naturales – están relacionados con la meteorología entre otras cosas -.

Como habréis podido comprobar, el interior del subcontinente australiano depara muchas sorpresas, algunas surgidas de la caprichosa geología, y otras que podrían provenir del mismísimo espacio exterior.

Para finalizar, una cautivadora imagen de Uluru al atardecer.


· · ·
Gracias por leer

Categorías:Oceanía

Blanco impoluto

5 de febrero de 2010 Deja un comentario

Imagina que te encuentras en una salina. Una verdadera salina, de suelo blanco y granulado, que daña la vista de la claridad que refleja. Ahora imagina que está aislada, que no hay absolutamente nada a kilómetros a la redonda. Imagina por un momento que te encuentras en una enorme planicie blanca que se extiende hasta donde alcanza la vista, hasta un horizonte donde se perfilan tímidamente las montañas.

En el salar de Uyuni, en Bolivia, encontrarás eso. Y no está en tu imaginación, está en Sudamérica.
El país andino, único en su subcontinente que no tiene salida al mar, lejos de ser un rincón a medio desarrollar y sin encanto alguno, esconde lugares de infinita belleza, claro está, una belleza alternativa al canon habitual. Este prodigio paisajístico de la naturaleza cubre una vastísima extensión. De hecho, la superficie del salar es similar a la de la provincia de Granada. Dicho de una manera más espectacular, cabrían en él un millón y medio de campos de fútbol.

La majestuosidad del lugar se pone de manifiesto en el alba y el ocaso, cuando se da una sucesión de magníficos colores; azules, lilas y blancos. Por otra parte, hay zonas de la salina que son un auténtico espejo del cielo, y el visitante puede sentir como si estuviese flotando en el vacío.
Una vez más, el mundo logra deleitarnos con paisajes de ensueño, pero tan reales como la vida misma. O la sal con la que pueden levantarse edificaciones tan singulares como el único hotel hecho enteramente del dichoso cloruro sódico, toda una atracción.


Pero en ese rincón de Bolivia no ponen su atención sólo los amantes de lo curioso, sino también grandes multinacionales. Esto es así debido al descubrimiento de que el subsuelo de la salina contiene la mayor concentración de litio del mundo. De hecho, sin cubrir ni una diezmilésima parte de la superficie terrestre, el salar tiene el cuarenta por ciento de la reserva mundial de ese elemento.
¿Podrá Uyuni parapetar la economía de Bolivia y sus aledaños a niveles insospechados? Huelga decir que el litio es un material de primera necesidad para objetos tan comunes como son las baterías de los teléfonos móviles, dado que es el metal más liviano que existe.

Ignorando aún el alcance de este hecho, dejémonos llevar una vez más por la paz que provoca esta tierra inerte. Olvidémonos del frenesí del mundo. Contemplemos como se pone el Sol un día más tras este níveo océano, tan salado y con tan poca agua.


···
Gracias por leer

Categorías:América

Abadía insular

4 de febrero de 2010 1 comentario

Esta vez el objetivo del blog es un lugar por todos de sobra conocido. Se trata del Mont Saint-Michel. Posiblemente el lugar más emblemático de Francia tras su capital. Antiguamente, su abadía de estilo gótico-flamígero era una fortaleza inexpugnable, a la que pocos podían llegar en momentos de marea alta, y eso fue el principal motivo que la salvó del ataque de los ingleses en la Guerra de los 100 años.

No obstante, más atrás en el tiempo, en el momento de su construcción, sí se encontraba unida a tierra. Se dice que la acción erosiva del cercano río Couesnon, y una serie de fuertes mareas y procesos de subsidencia -hundimiento del suelo-, aislaron el lugar.

Hoy día, el Mont St. Michel ha perdido parte del romanticismo que poseía, puesto que con la nueva carretera y el gigantesco párking, llegar allí es mucho más simple. Todo eso sin contar el enorme acúmulo de sedimientos que suponen estas obras, dejando el monte rodeado de arena casi constantemente.


Más de tres millones de turistas visitan el peñasco cada año, revitalizando un pueblo de apenas cuarenta habitantes, y sólo una docena de monjes en la abadía.

El gobierno francés es consciente de que el turista, cada vez más difícil de satisfacer y siempre en busca de lugares con carácter propio, desea nuevas experiencias.
Por ello, pretenden llevar a cabo una empresa que hasta el momento ha sido hipotética por completo. Quieren devolver a la bahía la fuerza mareal de antaño.

Para empezar, se represará el río Couesnon – la obra se completó hace pocos meses -, con lo cual abrirán las compuertas para que entre el agua en pleamar, y se soltará en bajamar, aumentando así la potencia de las mareas. A continuación se pretende eliminar la carretera y el gigantesco parking de 15 hectáreas, con lo que se devolverá una importante superficie de arenal vírgen. Por último construirán un puente peatonal. La única manera de acceder al promontorio será a pie, devolviendo el espíritu peregrino de tiempos medievales. El proyecto no afectará a la mecánica natural de marea, simplemente arrastrará mar adentro los sedimientos que amenazan con dejar Mt. Saint Michel unido a tierra para siempre.


Como podéis ver, la mano del hombre a veces también actúa de forma positiva. Esperemos que más proyectos como este surjan de ahora en adelante para devolver la magia a sitios tan espectaculares como este rincón de Francia.

···
Gracias por leer


Categorías:Europa
Ciudadano Saborido

Pienso, luego escribo.

#VidaDesatenta

Cultura, Turismo y Patrimonio

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

Beovulfo

Blog personal dedicado a la escritura creativa

el pocito

where everything we do each and every day is all about being as sustainable as it is possible to be

Con novedades en el frente

Un blog para recordar los conflictos que no se olvidan

Galileo's Pendulum

The Pendulum is Mightier Than the Sword

La Mirada Extraviada

La cultura de la imagen, y la imagen cultural. Blog de Blanca Martín (BlamaraPhoto) sobre fotografía, arte y comunicación cultural.

Lenguaje silencioso

Arte no sólo para contemplar

M&M MakeUp

El arte del maquillaje

El tarro de ideas

donde el tarro se destapa

Alemán con Marga

temas de interés para estudiantes de alemán

planetamokel

Just another WordPress.com site

NO SIN MI BICI

Cicloturismo, viajes y ciclismo urbano

Un libro cada día

Los libros y los días