Inicio > América > El mundo perdido

El mundo perdido

Los tepuys son unas mesetas diminutas, relativamente, claro está, que salpican la sabana venezolana. Su numero se estima en torno a ciento cincuenta. Hay varias cosas que llaman la atención sobre estas estructuras.

Primeramente, que son muy antiguas. De hecho las rocas que constituyen los tepuys datan de nada menos que hace tres mil ochocientos millones de años. Estaríamos hablando de las formaciones rocosas más antiguas del planeta.
Para continuar, el misticismo que provoca verlos, cubiertos por una densa bruma la mayor parte del tiempo. Si los comparásemos con las gigantescas montañas del Himalaya, quedarían en pañales, pero dado que se elevan en un terreno muy llano, son espectaculares.

Los nativos del lugar, cuentan todo tipo de leyendas sobre lo que puede hallarse en las cimas aplanadas de esas mesetas, alejadas de la influencia humana en la medida en que son tan inaccesibles. De hecho muchos creen todavía que pueden estar gobernadas por criaturas de leyenda, o incluso dinosaurios.

No obstante, algo de realidad tienen esas afirmaciones, y es el hecho de que la biodiversidad de la zona no conoce límites, y apenas se ve ensombrecida por unos pocos sitios en el mundo, como la vecina cuenca del río Amazonas. Recientemente se han descubierto varias especies de plantas carnívoras que permanecían en la sombra del conocimiento humano en la cima de esos tepuys.

Y es que la extrema verticalidad de las paredes rocosas que ascienden hasta la cima de la meseta, hace muy difícil que las especies animales y vegetales pasen de arriba a abajo y viceversa. Por tanto aparecen endemismos, especies que son únicas de esas inhóspitas alturas.
Otro de los logros de esa extrema verticalidad, es que es culpable de que aparezcan saltos de agua tan impresionantes como el que cae del Auyantepuy. El archifamoso Salto del Ángel.

La mayoría de estas mesetas se encuentran en la cuenca de otro de los grandes ríos de Sudamérica, el Orinoco.
En esta misma zona se encuentra el Parque Nacional de Canaima, famoso por sus simpáticos capibaras, los mayores roedores del mundo.

Cabe destacar, que este increíble escenario tropical y misterioso a partes iguales, fue utilizado como trasfondo en la novela ”El Mundo Perdido” de Arthur Conan Doyle.

Vistas las imágenes y habiéndonos empapado de información, no nos extraña. Los tepuys se lo merecen.

· · · Gracias por leer


Anuncios
Categorías:América
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ciudadano Saborido

Pienso, luego escribo.

#VidaDesatenta

Cultura, Turismo y Patrimonio

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

Beovulfo

Blog personal dedicado a la escritura creativa

el pocito

where everything we do each and every day is all about being as sustainable as it is possible to be

Con novedades en el frente

Un blog para recordar los conflictos que no se olvidan

Galileo's Pendulum

The Pendulum is Mightier Than the Sword

La Mirada Extraviada

La cultura de la imagen, y la imagen cultural. Blog de Blanca Martín (BlamaraPhoto) sobre fotografía, arte y comunicación cultural.

Lenguaje silencioso

Arte no sólo para contemplar

M&M MakeUp

El arte del maquillaje

El tarro de ideas

donde el tarro se destapa

Alemán con Marga

temas de interés para estudiantes de alemán

planetamokel

Just another WordPress.com site

NO SIN MI BICI

Cicloturismo, viajes y ciclismo urbano

Un libro cada día

Los libros y los días

A %d blogueros les gusta esto: